Domingo 16 de Junio de 2024

Hoy es Domingo 16 de Junio de 2024 y son las 06:32 - Aquí puede escribir lo que quiera, o bien puede mostrar los últimos títulos de las notas publicadas. Este es el titulo de la nota / Esta es otra nota / Aquí puede escribir lo que quiera / Mas Títulos / Urgente / Aquí puede escribir lo que quiera / Nuestro Portal Web Auto Gestionable, le permite subir información de manera muy simple, instantáneamente y desde cualquier computadora. Con nuestro Portal Web AutoAdministrable podrá cargar todas las Noticias, articulos y novedades que quiera, con fotos, audios y videos ilimitados. Tambien podrá poner publicidades en todo el sitio, podrá realizar encuestas, armar la programación, interactuar en redes sociales, los oyentes van a participar del sitio comentando noticias, compartiendo fotos. Todo administrado desde un panel de control, muy sencillo de utilizar. La principal ventaja: podrá cargar absolutamente todos los contenidos del sitio desde su computadora de una forma rapida, sencilla y sin llamar a nadie.

NACIONALES

22 de mayo de 2024

La biodiversidad es esencial para la sostenibilidad de los sistemas productivos

La persistencia de la diversidad de aves en los bosques es crucial para su funcionamiento y regeneración. Son vitales para el mantenimiento de la productividad primaria y la resiliencia del ecosistema. El pastoreo del ganado vacuno en estas regiones tiene un impacto significativo, por ello, el INTA investiga cómo lograr el equilibrio entre la producción ganadera y la conservación de las aves con pautas de manejo.

Las aves son indicadoras de los cambios ambientales ya que cumplen funciones esenciales en los ecosistemas, como la polinización, la dispersión de semillas que permite la regeneración de los bosques, el control biológico, y el consumo de carroña, entre otras. En los bosques, mantener una diversidad de aves que cumplan múltiples funciones contribuye a su sostenibilidad, tanto desde el punto de vista ambiental como económico y social.

Por ello, un equipo de investigación del INTA Paraná –Entre Ríos– en articulación con investigadores del CONICET –CICyTTP Diamante– estudiaron el tema y encontraron que tanto la estructura del bosque como la intensidad del pastoreo son factores determinantes para mantener la diversidad de aves. Y es clave retener bosques maduros y realizar un pastoreo a intensidades moderadas, para minimizar la degradación del ambiente y la pérdida de diversidad de aves.

Noelia Calamari –investigadora del INTA Paraná– explicó que “el equipo de investigación que abordó el estudio de aves forma parte de un trabajo interdisciplinario, integrado por investigadores y extensionistas especialistas en aspectos productivos y ambientales, que busca contribuir con conocimientos y tecnologías que posibiliten a los productores incrementar la productividad del sistema, aplicando tecnologías disponibles, la mayoría de las cuales son tecnologías de proceso, de bajo costo económico”.

Y agregó: “Esta estrategia permitirá que los sistemas productivos sean más resilientes frente a los cambios climáticos y que los productores obtengan un producto diferencial para acceder a mercados internacionales cada vez más exigentes de alimentos producidos de manera más amigable con el ambiente”.

Los bosques constituyen importantes reservorios para la biodiversidad del planeta, albergan más del 75 % de las especies terrestres del mundo. A su vez, estos ecosistemas con su biodiversidad asociada generan múltiples contribuciones para las personas ya que proveen madera, carne, energía y espacios para recreación, entre otros.

Un tipo de bosques, llamados bosques xerófilos o bosques secos, se encuentran en regiones áridas o semiáridas con poca precipitación y alta evaporación. No obstante, “en Entre Ríos, a pesar de tener una precipitación media anual en torno a los 1000 milímetros, la presencia de estos bosques se debe a una combinación de factores ambientales, edáficos, topográficos e históricos que limitaron la disponibilidad de agua para las plantas”, aclaró Calamari.

La investigación del INTA, publicada recientemente en la revista Agriculture, Ecosystems and Environment, resalta la necesidad de encontrar un equilibrio entre la producción ganadera y la conservación de las aves en los bosques xerófilos. El estudio sugiere que la conservación de bosques maduros con árboles de gran tamaño y una cobertura herbácea alta puede beneficiar tanto a las aves como a la producción ganadera al proporcionar sombra, refugio y forraje para el ganado.

Espinal entrerriano

Los bosques proporcionan beneficios fundamentales para el bienestar de las personas, como el acceso al agua y aire limpios, la regulación del clima, la dispersión de semillas para mantener los bosques, la polinización de los cultivos y el control natural de especies, entre otras múltiples funciones.

En Entre Ríos, estos bosques se encuentran, fundamentalmente, en la ecorregión del Espinal. y se caracterizan por la presencia, de especies arbóreas como el ñandubay, algarrobo negro y espinillo –Neltuma affinis, Neltuma nigra y Vachellia caven–, entre otras.

En el caso de la ganadería, el pastoreo del ganado vacuno en los bosques xerófilos, genera cambios en la vegetación que sin un manejo planificado puede conducir a estados degradados del bosque, y en consecuencia, incidir en la diversidad y composición de las aves, ya sea en términos taxonómicos como funcionales.

Tanto la estructura del bosque como la intensidad del pastoreo son factores determinantes para las aves, siendo clave tanto el mantenimiento de bosques maduros como un pastoreo moderado, entre otros factores, para minimizar la degradación del ambiente y la pérdida de diversidad de aves.

En el estudio del INTA se analizaron las comunidades de aves en predios ganaderos del Espinal entrerriano, donde se registraron 125 especies, tres amenazadas de extinción. El cardenal amarillo –Gubernatrix cristata– y el ñandú –Rhea americana– están amenazadas escala nacional y mundial, y el batitú –Bartramia longicauda– está amenazado a escala nacional.

Por este motivo, “mantener una diversidad de aves con alta variedad de funciones permite que a largo plazo el bosque sea más resiliente a cambios ambientales. Y, consecuentemente, sea más sostenible en el tiempo tanto desde el punto de vista ambiental como económico y social, ya que puede brindar múltiples funciones de interés para las personas”, puntualizó Calamari

“Altas intensidades de pastoreo, la arbustización, y una disminución en la cobertura del dosel y densidad de árboles disminuyen la diversidad funcional al reducirse la disponibilidad de recursos para las aves”, señaló Calamari y agregó, “por el contrario, los bosques con árboles maduros conservan una comunidad de aves diversificada en términos de rasgos funcionales que contribuirían a la persistencia del bosque y aportarían beneficios para la producción ganadera”.

Por lo tanto, se recomienda mantener bosques con alta cobertura del dosel, árboles maduros y alta cobertura de herbáceas junto con cargas ganaderas intermedias para mantener una diversidad funcional y taxonómica de aves alta que podría garantizar la funcionalidad del ecosistema.

Mantener la biodiversidad en nuestros bosques

Para que los bosques nativos con ganadería integrada desempeñen un papel beneficioso tanto en la producción como en la conservación de la biodiversidad, es crucial gestionar prácticas de manejo ganadero planificado que evite o minimice los potenciales impactos negativos sobre la biodiversidad.

La posición geográfica estratégica del Espinal entrerriano, donde convergen características de otras regiones como la chaqueña, pampeana y la región del Delta e Islas de los ríos Paraná y Uruguay, facilita la coexistencia de una biodiversidad muy alta.

“Esta particularidad, junto con la inexistencia de parques nacionales que preserven los ambientes con mínima intervención humana, requiere que el uso de los bosques se realice minimizando el impacto ambiental de las prácticas de uso y manejo. Entre ellas, se destaca la producción ganadera extensiva como actividad económica principal en estos bosques, generando oportunidades únicas para propiciar la coexistencia sostenible de la ganadería y la biodiversidad”, puntualizó Calamari.

La ganadería extensiva en campo natural es más compatible con el cuidado de la biodiversidad que otras actividades agropecuarias que realizan transformaciones más profundas en los ambientes.

Las pautas de manejo que recomienda el INTA incluyen: el mantenimiento o promoción de la heterogeneidad de ambientes y de la vegetación dentro del predio, la rotación planificada del rodeo con áreas de descanso temporales de pastoreo, el ajuste en la carga animal en función de la disponibilidad forrajera, la identificación y protección de árboles maduros y renovales de especies clave del bosque, la protección de áreas críticas de reproducción y refugio de especies de la fauna silvestre.

En general, los ambientes donde se realiza ganadería en bosques xerófilos se encuentran degradados por sobrepastoreo al exceder la carga ganadera recomendada. En este estudio se registraron predios con cargas de 1 EV/ha – equivalente vaca por hectárea- e incluso superiores, las cuales son mayores a la capacidad de carga del sistema, calculada en función de su productividad forrajera (0,6 EV/ha).

Calamari indicó que “según los resultados, una elevada carga ganadera junto con la proliferación de arbustos y la disminución de la densidad y cobertura arbóreas redujeron la diversidad de las aves al empobrecer los recursos de nidificación, alimentación y hábitat”.

Y agregó: “Por el contrario, los bosques con árboles maduros y menor carga ganadera conservaron una comunidad de aves más diversa, con especies que contribuyen a la persistencia del bosque y benefician, al mismo tiempo, a la producción ganadera”. 

Por lo tanto, el equipo de investigación promueve la sinergia entre la producción ganadera y la conservación de aves adecuando la carga ganadera a la capacidad del sistema, propiciando, además, una distribución heterogénea de la carga en el tiempo y el espacio, por ejemplo, en potreros en pastoreo y potreros en descanso dentro de un predio.

Día Internacional de la Biodiversidad

El Día Internacional de la Biodiversidad se conmemora el 22 de mayo, fecha en que se firmó el Convenio sobre la Diversidad Biológica en 1992, durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, también conocida como la Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro.

El objetivo principal de este día es aumentar la conciencia y comprensión sobre la importancia de la biodiversidad, así como promover acciones para su conservación y uso sostenible. La biodiversidad es fundamental para la salud de los ecosistemas y para el bienestar humano, por lo que este día nos recuerda la necesidad de proteger y preservar la variedad de formas de vida en nuestro planeta.

“El INTA tiene un rol clave y el compromiso de mantener la integridad estructural y funcional de los sistemas productivos. Para ello cuenta con equipos de investigación especializados que generan conocimientos sobre relaciones, a múltiples escalas espaciales, entre la biodiversidad y aspectos ambientales, productivos y sociales de los sistemas productivos argentinos. Además, genera tecnologías tendientes a orientar prácticas de manejo y diseños de paisajes productivos sostenibles”, concluyó Calamari.

Los autores del trabajo son Flavia R. Barzan, del INTA Paraná y de CONICET; Laura M. Bellis, de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE) y de la Universidad Nacional de Córdoba; Sonia B. Canavelli, del INTA Paraná; Noelia C. Calamari, del INTA Paraná; y Sebastián Dardanelli, del Centro de Investigación Científica y de Transferencia Tecnológica a la Producción (CONICET-Entre Ríos-UADER).

Se puede acceder al trabajo “Diversidad taxonómica y funcional de aves en bosques xerófilos: contribución a equilibrar la conservación de las aves y la producción ganadera” en:  https://doi.org/10.1016/j.agee.2023.108588

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!